Conociendo un poco la depresión

depression-self-portraits-photography-edward-honaker-16
[Fotografía de Edward Honaker, Depression in dark self-portraits]

 

“La depresión es melancolía sin sus encantos, sin su animación ni sus rachas”.

                                                                                                Susan Sontag

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una enfermedad que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo siendo las mujeres más frecuentemente afectadas que los varones.

A diferencia del duelo o los sentimientos normales de tristeza, la depresión se  hace crónica y provoca deterioro significativo en las actividades cotidianas de quien la padece.

Existen en la actualidad importantes avances para la detección y el tratamiento de esta enfermedad, sin embargo, se estima que más de la mitad de quienes la sufren, no reciben la atención adecuada lo que repercute de manera importante en su vida productiva y en sus relaciones interpersonales, pudiendo llegar incluso a tener complicaciones graves, entre ellas el suicidio.

La palabra depresión proviene del término latino depressio  que significa opresión, encogimiento, abatimiento. En la historia se han utilizado denominaciones como melancolía, depresión mental y locura depresiva para referirse al cuadro clínico que en la actualidad conocemos como trastorno depresivo.

Los síntomas que se presentan  pueden ser:

  • ánimo triste la mayor parte del día
  • llanto fácil
  • pérdida de energía y de motivación
  • dificultad para sentir placer
  • ansiedad
  • alteraciones en el dormir
  • cambios en el apetito y la ingesta de alimentos
  • sentimientos de culpa o de inutilidad
  • alteraciones en la capacidad de concentrarse y en la memoria
  • pensamientos de muerte, ideas suicidas

 

Importante señalar que en niños, adolescentes, ancianos o personas con alguna condición médica concomitante, la enfermedad depresiva se puede expresar de forma diferente.

Se  considera que las causas de la depresión son variadas, siendo identificados factores biológicos, psicológicos y sociales lo que la convierte en un problema de salud complejo que requiere de la atención de un especialista.

El diagnóstico de basa en la historia clínica completa que va a proporcionar al médico psiquiatra información de suma importancia como lo son los antecedentes médicos y familiares, inicio y evolución de los síntomas, riesgos potenciales de complicaciones, así como a identificar las redes familiares y sociales con las que cuenta el paciente.

La depresión es una enfermedad que no depende de la voluntad de quien la padece, ni es signo de debilidad o de incapacidad para afrontar y resolver situaciones.

Lograr que  el paciente y  su entorno adquieran conciencia de la naturaleza de la enfermedad, es una pieza fundamental al iniciar un tratamiento para poder lograr la adecuada recuperación y reintegración del paciente.

Considerando  que  la depresión es de origen multifactorial,  por lo general la combinación de un tratamiento  farmacológico y psicoterapéutico es  necesaria.

Un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado son factores que favorecen el buen pronóstico de quien padece depresión, de ahí la importancia de conocer la enfermedad e identificar los síntomas tempranamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *