Testimonio real – Jessy

Debo empezar agradeciendo principalmente a mi esposo quien estuvo, está y si Dios lo permite seguirá estando a mi lado en este camino.

Desde niña supe que algo me pasaba ya que siempre fui muy seria, introvertida e insegura, bueno aparte de algunas situaciones familiares.

Tengo 40 años y apenas hace unos 9 años me diagnosticaron ansiedad y depresión. Interiormente yo sabía que algo pasaba, ya que a veces me sentía que no pertenecía a ningún lugar y no lograba disfrutar ni un solo momento de mi día ni de mi vida aún cuando lo tenía todo para hacerlo, un esposo amoroso conmigo y con mis hijos, tenía mis dos hijos (cabe mencionar que mi hija es un milagro de vida, aunque esa es otra historia), mi hija había salido adelante a pesar del diagnóstico de los médicos, mi hijo un niño amoroso y muuuuy noble, simplemente no disfrutaba ni siquiera el despertar cada día. No me sentía bien conmigo misma ni con nadie, algunas veces me sentía tan cansada de eso que llegó a pasar por mi mente el terminar con mi vida, pero mis creencias, valores pero sobre todo mi familia, me impidieron hacerlo, todo el tiempo estaba enojada o cansada o hasta amargada. Cuando un psiquiatra me diagnosticó tuve sentimientos encontrados, me sentí taaaan libre y tan aliviada de saber que era lo que tenía, pero a la vez me sentí frustrada y enojada porque no me gustaba tener esa enfermedad. Me tomó algún tiempo aceptar la depresión y la ansiedad como parte de mi, ha sido un largo camino pero ha valido la pena.

Quiero agradecer también a mis terapeutas, las cuales me ayudaron a salir adelante y aceptarme como y con lo que es parte de mi. Ahora quisiera gritarle al mundo cómo se siente tener ansiedad y depresión y se den cuenta si la sufren y puedan tener una vida plena como la que he llegado a tener. Los medicamentos me han ayudado pero creo que lo más importante es querer salir adelante y afrontar lo que venga con actitud. No quiere decir que nunca más me vaya a sentir derrotada o triste o frustrada, es parte de la vida (creo yo). Después de nueve casi 10 años siento que soy otra persona, siento que desperté de un sueño y bueno aunque me hubiera gustado saber que era lo que me pasaba desde que era pequeña pienso que nunca es tarde para empezar a disfrutar de las cosas hermosas que la vida nos ofrece cada día. Gracias Adriana por esta oportunidad de dar mi testimonio y por ayudarme a descubrir la persona que soy… y sobre todo por ayudarme a disfrutar cada día nublado como si fuera un día soleado de verano…

Jessy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *